PREMIOS A LOS 25 y 100 AÑOS / 25 and 100 YEARS AWARDS

Los premios a los 25 años trabajando en Ericsson, así como el de los 100 años, son reconocimientos de acuerdo a una norma que existe a nivel internacional en la compañía y afecta a todas las personas trabajadoras con independencia de la empresa de la que procedan.

Este año 135 personas cumplen la condición de 25 años, por lo que, la empresa debería premiar a estas personas con un salario de cuantía el salario de oficial de tercera del Convenio de Metal de Madrid, junto a un diploma y un pin, tal y como se ha venido aplicando de acuerdo a costumbre en el pasado.

También este año hay TRES personas que cumplen la condición de cumplir 100 años, que resulta de la suma de la edad del trabajador más los años de antigüedad en la compañía. Está lejos la última vez que se dio este reconocimiento, pero según antiguos trabajadores consultados, el premio consistiría en una paga de cuantía el importe de salario de oficial de tercera del Convenio de Metal de Madrid, junto con un reloj bañado en oro. La costumbre en Ericsson es entregar estos premios a finales de año, aunque el derecho se adquiere coincidiendo con el día de entrada en la empresa.


The awards for 25 years working at Ericsson, as well as the 100 years award, are recognitions in accordance with a standard that exists at international level in the company and affects all employees regardless of the company they come from.

This year 135 people meet the condition of 25 years, therefore, the company should reward these workers with a payment in the amount of the salary of the third official of the Metal Agreement of Madrid, along with a diploma and a pin, as has been applied according to custom in the past.

Also this year there are THREE people who meet the condition of reaching 100 years, which is the sum of the worker’s age plus the years of seniority in the company. It is far away the last time this recognition was given, but according to former workers consulted, the prize would consist of an extra pay equivalent to the amount of the salary of the third official of the Metalworkers’ Agreement of Madrid, together with a gold-plated watch.

The custom at Ericsson is to give these awards at the end of the year, although the right is acquired on the day of entry to the company.